El pulso de hoy

La democracia reconoce que los líderes políticos son proclives a la ambición, la codicia y la corrupción, pero en vez de pretender reprimirlos lo que hace es crear un sistema de pesos y contrapesos que los obliga a moderarse y contenerse en sus comportamientos.

from CIUDADREGION.com https://ift.tt/2LrJVyE
via IFTTT

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO